El poder de la confianza


Me encanta que los anuncios intenten vendernos cosas que no necesitamos , haciéndonos pensar que eso es lo que solucionará nuestra vida sexual (Por supuesto, es una ironía)

Hace ya varios meses, este spot de una de las marcas más conocidas de preservativos, trataba de hacernos creer que si los utilizábamos, la excitación de las chicas sería más rápida y la de ellos iría más despacio. Actualmente, la misma marca, emite otro anuncio de un lubricante que supuestamente provoca sensación de calor a las chicas y de frío a los chicos, consiguiendo lo mismo que los preservativos, acelerar la excitación de ellas y frenar la de ellos.

Me da mucha pena, que una marca tan conocida, aproveche la confianza que la gente tiene en ella para promocionarse, distorsionando la realidad y teniéndonos confundid@s. A día de hoy la sexualidad sigue siendo un tema tabú, y mucha gente se agarra a lo primero que escucha para solucionar sus dudas.

Con la sexualidad, y en concreto, con la respuesta sexual humana, siguen surgiendo muchas preguntas, debido a la escasa educación que recibimos sobre el tema, o como dice un gran conocido, debido a la “educastración sexual”.

Se dice que los hombres se excitan muy rápido y que a las mujeres “nos cuesta” más; otro dicho popular es que “no hay mujer frígida si no hombre inexperto”, así que si juntamos las dos cosas, llegamos a la equivocada conclusión de que para que una pareja (heterosexual) disfrute, la única solución es que el chico se esfuerce más e intente “aguantar” más tiempo sin correrse.

Ante esto yo planteo dos alternativas. La primera es que dejemos de centrarnos en los tiempos y nos fijemos más en la técnica que utilizamos, comuniquémonos, que no nos cueste decir las cosas, suele haber cosas que nos excitan más que otras, sólo hay que experimentar, hablar y compartir. Dejemos de culparnos y preocuparnos cuando uno/a llega antes que el/la otro/a, ¿por qué solemos terminar la relación cuando el chico llega al orgasmo? ¿Es que no hay otras técnicas con las que seguir? ¿por qué le damos tanto protagonismo al pene? ¿Es que no hay otras formas? De esta manera lo único que se consigue es que l@s dos salgan perdiendo, él porque se siente responsable del placer de ella y tiene que estar más pendiente de “aguantar” que de disfrutar, y ella porque no encuentra su verdadera forma de disfrutar sin depender de él.

Lo segundo que me gustaría proponer en relación a esto, es que dejemos de responsabilizar al otro/a de nuestro placer, busquemos nuestro propio placer y no el de la otra persona, sólo así aprenderemos a disfrutar al máximos de la sexualidad. Seamos dueñ@s de nuestro propio placer.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s