Jornada de Transexualidad infantil

Ayer tuve la gran oportunidad de asistir a una Jornada de Transexualidad infantil organizada por la Unesco, es por ello que quiero compartir algunas ideas transmitidas con la intención de que no se queden entre esas 4 paredes, aunque me consta que l@s participantes de la mesa (Lucas Platero, Marina de la Hermosa, Almudena Herranz Roldán, Saida García…) y much@s de l@s asistentes, se encargan especialmente de difundirlas.

 Para empezar me gustaría nombrar 2 de las principales entidades que se dedican a luchar por los derechos de niños y niñas transexuales y sus familias, CHRYSALLIS Asociación de familias de menores transexuales y FUNDACIÓN DANIELA; porque “cuando los derechos no son universales, se convierten en privilegios”

 Según la visión social generalizada, las personas “somos lo que tenemos”, y así somos definid@s, en base a unos modelos que se consideran neutros, y en función de lo “que tengamos” nos debemos identificar con uno u otro modelo, y lo que no encaja en ellos, se considera “lo raro”, en este sentido, si tenemos pene, barba, voz grave…somos hombres, y si no tenemos vello facial, tenemos pechos, vulva…somos mujeres, y así crecemos, aprendiendo a definirnos y definir a l@s demás en función de estas normas. Como bien decía Almudena (Sexorum), desde la segunda ecografía, ya te dicen si tu hij@ va a ser niño o niña, en función de sus genitales.

  Hasta aquí nos puede parecer todo “correcto”, debido al aprendizaje que hemos hecho de dichas normas sociales, nos encaja bien.  Pero ¿Qué ocurre?

 Ocurre que existen tantas formas de ser sexuados, como personas en el mundo, y que sólo deberíamos definir a las personas en función de lo que ellas mismas sientan que son, sin necesidad de catalogarnos en modelos, en los que muy probablemente, no encajemos, ¿o es que siendo hombre o mujer encajamos en absolutamente todas las normas que se atribuyen a nuestro sexo? Probablemente no.

De ahí, que cuando una persona se sale de las normas que tenemos asentadas en el raciocinio, pensamos que tiene un problema, cuando la realidad, es que las personas trans*, y en especial l@s niñ@s trans*, no tienen ningún problema con su identidad, tienen clarísimo lo que son y cómo son, no les pasa absolutamente nada, a quien le pasa es a la sociedad, y es ahí donde debemos poner el foco. Por ello, cuando hablamos de transexualidad, es necesario hablar de transfobia.

 Es muy importante destacar, que al igual que no todas las personas somos iguales, las personas trans* tampoco lo son, esta heterogeneidad manifiesta la necesidad de no generalizar sus conductas.

 Lo único que hay que hacer con un niño o niña trans* es acompañar, no necesitan tratamiento psiquiátrico, ni psicológico, a no ser, que al igual que cualquier niñ@, tengan angustias, ansiedad, depresión… Este acompañamiento, según explicaba Marina de la Hermosa, se basa, en “no corregir” sus conductas de género, son lo que dicen ser; crear un “vínculo de confianza”, expresarles que “no hay nada malo” en lo que hacen y son, “facilitar un contexto seguro” donde se sientan bien, y “explicarles que hay personas que no les van a entender”, ya que se lo van a encontrar y deben estar preparad@s.

 Nuestro deber es visibilizar y sensibilizar, para que, como ayer, familias que se encuentran en esta situación, sientan apoyo, comprensión y ganas de luchar.

 Gracias de verdad por esta maravillosa jornada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s