Parejas, ese constructo social

 

– “Me atrae una persona y me gustaría acostarme con ella, si esto me pasa es porque no me va bien con mi pareja”.

                He escuchado esto tanta veces… Y siempre contesto lo mismo:

                La monogamia, no es algo natural, es algo que se aprende, no nacemos monógam@s, igual que no nacemos heterosexuales. Integramos tanto los modelos de referencia que los hacemos nuestros.

La chica y el chico más guap@s del año, la pareja perfecta, el sexo perfecto…son construidos según las normas sociales, hasta que se convierten en mandatos de los que no nos queremos/podemos salir.

                Creo que no es posible que en el momento en el que comienza una relación de pareja dejemos de sentir todas las cosas que hasta el momento formaban parte de nosotr@s, como la atracción por otras personas. Pero la sociedad nos dice que tenemos que dejar de sentirlas, cuando pasa, renegamos de ellas.

                Pero la realidad es que seguimos siendo las mismas personas y sintiendo las mismas cosas, es decir, que el resto de la gente nos sigue atrayendo igual que antes de tener pareja.

                Esto no quiere decir que no quieras a tu pareja, que estéis mal, ni nada parecido. Simplemente quiere decir que seguimos siendo human@s.

                Pero ¿qué ocurre cuando esto pasa?

                Ocurre que nos descolocamos, porque nos vemos fuera de “la norma”, y nos sentimos incómod@s, así que vemos la necesidad de elegir, o un@ u otr@, ya que l@s 2, no está aprobado, no es legítimo. El problema es que el momento en el que tomamos esta decisión, no es neutral, estamos tan emocionad@s con esa nueva sensación de atracción, que hacía tanto que no sentíamos, que lo primero que se nos viene a la cabeza es dejar a nuestra pareja, para que lo que vamos a hacer, no sea tan malo, y así no la traicionaremos tanto.

                Y yo me pregunto ¿Es necesario dejar una relación para poder hacer lo que sentimos? ¿Tan importante es “la norma” para nosotr@s? ¿Tanto que debemos elegir entre romper una relación o privarnos de nuestra libertad? ¿No nos podríamos plantear vivir esta experiencia sin que afecte a todo lo que tenemos construido con nuestra pareja? Pues creo que no, porque estaríamos siendo “INFIELES”, y eso es algo muy castigado, tanto por l@s demás, como por nosotr@s mism@s, y no estamos preparad@s para ello.

                Cuando comienza una relación de pareja, hay una cosa básica que se da por hecho, que viene incluida en “el contrato”, y es la FIDELIDAD; medida siempre a través del sexo, es decir, da igual el resto de cosas que hagamos con otras personas, lo que seguro no podemos hacer, es mantener relaciones sexuales con ellas, porque estaríamos siendo INFIELES.

 Podemos estar de acuerdo o no, con todo lo escrito anteriormente, pero sea lo que sea, la FIDELIDAD, es algo que se da por hecho.

                Invito a todas las personas a que no lo hagan, que no lo den por hecho, que se hable, que se negocie, ya que es la única forma de poder construir algo sano de verdad. No dar las cosas por hecho, no asumir “la norma” sólo porque sea “la norma”, respetarlo o no, pero siempre desde la mutua decisión.

ME YOU

Anuncios